Flora Iberica: Árboles o arbustos. Yemas fusiformes, agudas. Hojas ovadas u ovado-elípti­cas, agudas, doblemente aserradas, con 9 o más pares de nervios secundarios muy marcados y regulares. Amentos masculinos sésiles, solitarios; flores desnudas, solitarias en la axila de cada bráctea, sin bractéolas; estambres 6-20, pubescentes, de filamentos bífidos, muy cortos. Amentos femeninos terminales, laxos, colgantes en la madurez, con brácteas foliáceas; flores geminadas, con perianto; rudimentos seminales 1(2); estilo dividido en 2 ramas filiformes, ver-des. Aquenios dispuestos en espigas colgantes, de pequeño tamaño, comprimi­dos, envueltos por un involucro foliáceo grande, trilobulado o aserrado, con nerviación muy marcada, originado por acrescencia de la bractéola única.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.