Flora Iberica: Árboles o arbustos caducifolios –también hay algún representante herbáceo extraibérico–, con pelos simples y naviculares –“medifijos”, o sea, fijados por su parte media y adpresos–. Hojas opuestas, con nervadura pinnada, pecioladas, enteras o dentadas. Inflorescencias terminales o axilares, en cimas corimbiformes o umbeliformes –capitadas en algún caso–, ebracteadas o con brácteas. Flores hermafroditas, pequeñas. Cáliz con tubo turbinado, campanulado o urceolado, con 4 dientes ± inconspicuos. Pétalos 4, blancos –amarillos o purpúreos en representantes no ibéricos–, con prefloración valvar. Estambres 4, insertos, al igual que los pétalos, en un disco epígino; anteras dorsifijas. Ovario ínfero, soldado al tubo del cáliz, normalmente formado por 2 carpelos, bilocular. Fruto drupáceo, con un hueso que contiene dos semillas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.