Flora Iberica: Plantas monoicas, anuales o perennes, en general herbáceas, más raramente –en zonas tropicales– matas o arbustos, con ramificación monopódica y epicótilo abortado. Hojas opuestas, frecuentemente pecioladas, dísticas o –en otras latitudes– decusadas, con el limbo ± asimétrico en la base; nervación reticulada, a modo de arabesco; estípulas interpeciolares, axilares, membranáceas, raramente caducas, soldadas –al menos en los nudos foliares jóvenes–, iguales (isomorfas) o diferentes (dimorfas) en el mismo nudo. Inflorescencia cimosa, formada por glomérulos axilares o cimas corimbiformes terminales, cuya unidad básica es un pseudanto (ciatio) hermafrodita; ciatio coronado por 4-5(6) nectarios transversalmente elípticos u orbiculares, normalmente provistos de un apéndice laminar petaloide. Flores masculinas reducidas a un estambre, reunidas en 4-5(6) cincinos –por reducción, a veces unifloros– en torno de la flor femenina, separados por septos parciales, pediceladas; flor femenina central, solitaria, pedicelada. Perianto nulo en las flores masculinas, rudimentario en las femeninas (disco hipógino). Estambres 1. Ovario tricarpelar, trilocular, con un rudimento seminal anátropo en cada lóculo; estilos 3, libres o soldados en la base. Fruto en cápsula esquizocárpica (tricoca), con mericarpos (cocas) monospermos. Semillas sin carúncula, con episperma normalmente mixógeno.

 

Aprende otras palabras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.