Flora Iberica: Hierbas perennes, tiernas, que a veces forman céspedes, con raíces muy finas; glabras o pelosas. Tallos delgados ± decumbentes. Hojas simples, opuestas o alternas, pecioladas, con margen de crenado a entero. Inflorescencias en cimas corimbiformes, conspicuamente pedunculadas, algo congestas en los ápices; brácteas semejantes a las hojas pero de menor tamaño y con pecíolo menos diferenciado, dispuestas de forma patente, rodeando a las flores y formando con ellas un conjunto llamativo de color amarillento. Flores inconspicuas, verdeamarillentas, hermafroditas, actinomorfas, tetrámeras, desprovistas de corola. Sépalos 4, soldados inferiormente al ovario para formar un hipanto ± acopado. Pétalos ausentes. Estambres 8, más cortos que el cáliz, insertos en los senos de un disco nectarífero, conspicuo, 8-lobulado; sin estaminodios. Gineceo formado por dos carpelos sincárpicos; ovario ínfero, unilocular, con numerosos rudimentos seminales en placentación parietal; estilos 2, libres. Fruto en cápsula unilocular, que se abre superiormente a lo largo de la sutura que une los estilos y adquiere forma de copa en la madurez. Semillas globosas o elipsoideas, aquilladas, con embrión recto.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.