Flora Iberica: Hierbas perennes, erectas o erecto-ascendentes, rizomatosas, con estolones subterráneos o que permanecen bajo la hojarasca; glabras o pelosas, con pelos de varios tipos (cortos y curvados, largos y ± rectos, ganchudos, glandulíferos). Hojas opuestas, pecioladas, ovadas u ovado-lanceoladas, de base redondeada o cordiforme y ápice ± acuminado, de enteras a sinuado-dentadas, estipuladas –en la antesis–. Inflorescencia en racimos terminales –a veces también laterales, en las axilas superiores–, bracteados en la base. Flores actinomorfas, dímeras. Tubo del hipanto de hasta 2 mm de longitud. Sépalos 2, no persistentes. Pétalos 2, bilobados, blancos o rosados. Estambres 2, opuestos a los sépalos, insertos cerca de la boca del tubo del hipanto; anteras dorsifijas. Disco nectarífero incluido en el tubo del hipanto o que sobresale del mismo, alrededor del estilo. Ovario 1-2-locular, con un primordio seminal en cada lóculo; estigma indiviso o ligeramente emarginado. Frutos en cápsula nuciforme indehiscente, claviformes, que se desprenden en la madurez junto con el pedicelo, cubiertos de pelos ganchudos ± rígidos (epizoócoros). Semillas 1-2, lisas, sin penacho de pelos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.