Sabiendo (o desconociendo) el motivo o razón que explica o justifica un comportamiento: me niego a expulsarlo sin (o con) conocimiento de causa.