Flora Iberica: Árboles o arbustos. Hojas simples, opuestas –en nuestro ámbito–, pecioladas, sin estípulas. Inflorescencias cimosas, ebracteadas o con un verticilo de brácteas que, en grupos no ibéricos, pueden ser grandes y vistosas. Flores hermafroditas –raramente unisexuales–, actinomorfas, tetrámeras. Cáliz soldado al ovario, con el que forma un tubo, con dientes libres o subtruncado. Pétalos libres, que alternan con los sépalos. Estambres en número igual al de los pétalos y alternos con ellos; anteras ditecas, con dehiscencia longitudinal. Ovario ínfero, formado por 2-4(5) carpelos, sincárpicos, con un rudimento seminal anátropo, péndulo, en cada lóculo; estilo terminal; estigma ± capitado. Fruto drupáceo o bacciforme. Semillas con endosperma.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.