Flora Iberica: Plantas perennes, herbáceas, autótrofas. Rizoma largo, no estolonífero, con raíces ± fibrosas. Tallos erectos, simples, cilíndricos, lisos, verdes, pelosos. Hojas numerosas, todas caulinares –salvo en especies extraibéricas–, ± elípticas, dispuestas helicoidalmente, atenuadas, de margen entero, sin venas transversales muy perceptibles, plegadas, verdes, sin manchas. Inflorescencia reducida a 1(2)flores, con el eje derecho, erecta, con brácteas envainadoras, foliáceas. Flores resupinadas, suberectas, pediceladas. Sépalos ± patentes, no conniventes en gálea, el central algo mayor que los laterales, éstos unidos al menos en la mitad basal. Pétalos laterales semejantes a los sépalos; labelo entero, muy desarrollado, muy notablemente ahuecado –en forma de zueco–, inflado; sin espolón. Ginostemo robusto, coronado por un estaminodio petaloideo que cierra parcialmente la boca del labelo; estigmas peltados, sin rostelo. Anteras 2, laterales; sin polinios, retináculo ni bursículas; polen en mónades. Fruto en cápsula erecto-patente, muy larga. Semillas ± planas, reticuladas, con las mallas alargadas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.