Med.

Se define, en sentido legal, como la negación de culpa o de mala práctica, basada en nuevas pruebas más que en la mera negación de los cargos, como la petición de inmunidad en función de la ley del buen samaritano: en los casos de defensa afirmativa el demandado lleva el peso de las pruebas.