Son las lesiones cutáneas provocadas por el propio paciente, debidas a fricción o rascado recurrente, arrancamiento de pelo, simulación de una patología o trastorno mental.