La reacción cutánea papulovesicular, eczematosa o exudativa que se produce de 24 a 48 horas después de la exposición a la luz en una persona previamente sensibilizada. La sustancia sensibilizante se concentra en la piel y necesita experimentar una alteración química provocada por la luz para convertirse en un antígeno activo.