Med.

Se aplica al romperse una vena, o por sí misma, o por haber recibido un golpe, de lo cual resulta perderse mucha sangre.