De des- y socialización, f. Psicol. y Sociol.

La falta de socialización. En psicología y sociología, el proceso por el cual una persona experimenta la pérdida de su papel en la sociedad y una pérdida asociada de poder o prestigio; por ejemplo, después de abandonar la competición activa en un deporte. El individuo tal vez pase por la experiencia de perder su identidad social y sufrir una crisis de identidad, la pérdida de la igualdad con el de su clase y la de su imagen y autoestima, y puede tener problema para encontrar una actividad sustitutoria y otro grupo de adopción. Compara con resocialización.

2 comentarios en “desocialización

  1. La desocialización en el caso de las personas que sufren una pena privativa de libertad los efectos sociales y psicológicos que conlleva van de leves a verdaderamente graves, ello dependiendo del quantum de la pena. En el caso de penas cortas en tiempo compurgado, que no van más allá de los 5 años las consecuencias producidas son salvables en un 90 %, sin embargo todo tiempo mayor va produciendo afectaciones de imposible reparación. Téngase en cuenta que no sólo es el reo el que se ve afectado, lo es también su entorno familiar, sus relaciones afectivas y sociales, lo que cada día que pasa en cautiverio lo va convirtiendo en un inadaptado y que entre más tiempo pase más se complica su reinserción a la sociedad. Y no necesariamente eso signifique ser delincuente para siempre, pero de lo que si estoy cierto es que nunca recupera su dignidad para recibir un trato como persona humana. Las cárceles, en mayor o menor grado son instituciones de exterminio, en forma por demás indigna e inhumana. El sentenciado que ha sufrido un cautiverio de 20 años o más no vuelve a ser ni reconocido ni respetado ni por su familia ni por la sociedad. Las políticas públicas de reinserción social, en el mejor de los casos, son un acto de exculpación por el horrendo crimen que cometen al condenar a una persona humana a la muerte civil y con ello le quieren devolver lo que ya no existe y que nadie reconoce. La sociedad es más cruel que el Estado sancionador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.