Definido como la caries dental en la que se ha detenido la progresión de la caries y no hay signos de infección, persistiendo a modo de cavidad la zona del diente que está desmineralizada.