La parada en una o más fases del proceso de desarrollo intrauterino antes de que se haya completado éste, con la consiguiente aparición de malformaciones congénitas.