Del lat. diagramma, der. del gr. διάγραμμα, m. Fís. y Geom. Bot.

El dibujo en el que muestra la relación entre las diferentes partes de un conjunto o sistema. En física y geometría, el dibujo geométrico o representación gráfica que sirve para demostrar una proposición, resolver un problema o representar de una manera gráfica la ley de variación de un fenómeno. El diagrama es una representación gráfica de las variaciones de un fenómeno, de una serie de datos o de la relación que tiene los elementos de un conjunto; por ejemplo, en el folleto de un coche, puede haber dibujado un diagrama de su motor. En botánica, la representación gráfica de la disposición de las hojas y de toda suerte de filoma sobre el eje en que se insiere. El diagrama que se refiere a la hoja propiamente dicha o monofilo es el diagrama filotáctico o diagrama foliar; el diagrama que concierne a la ordenación de los diversos verticilos de la flor, tomado en conjunto, se llama diagrama floral. Para el trazado del primero se proyecta ortogonalmente sobre un plano la hélice fundamental, que nos dará una espiral si acentuamos la forma cónica del tallo. Sobre esta espiral se marca la posición de las diversas hojas de cada espira generatriz por medio de signo convenido, que, por lo regular, semeja la sección transversal de una hoja: el ortóstico, la espira generatriz, la hélice fundamental y la divergencia se pone así de manifiesto. El diagrama floral se obtiene de manera parecida, también por proyección ortogonal de la sección transversal de los diversos elementos que componen los verticilos de la flor, proyección que ha de situarse de manera tal que guarden entre sí el mismo orden de posición que en la flor las piezas correspondientes. Por lo que toca al perianto, se indica la prefloración, la gamofilia o dialifilia, el tamaño proporcional de unas piezas con respecto a otras, etc.; en cuanto al androceo, la concrescencia, si existe, de unos estambres con otros o con la corola o el gineceo, el número de saco polínico de cada uno, la posición de la antera, que será extrorsa o introrsa; del gineceo, se expresa si los carpelos que lo integran son libre o concrescente, abierto o cerrado, su placentación, etc.; de todo verticilo, en general, si su filotaxis es cíclica o helicoidal, el número de elementos que lo integran, y la posición relativa de cada verticilo con respecto a la del que forma parte del verticilo inmediato. Si se corta transversalmente un capullo floral, se obtiene en muchos casos una sección del mismo que corresponde a un verdadera diagrama. Cuando no, se hace separadamente la sección que son menester, y se proyecta luego de manera coordinada. Un diagrama así, real, se llama diagrama empírico. Si se procura que resalte, por ejemplo, el número de pétalos de una corola gamopétala; si se expresa claramente cómo se sueldan los estambres a ella; si se indica con algún signo convencional la falta, por aborto, de algún elemento que corresponde al plan estructural de la familia o del orden respectivo; etc., en este caso se llama diagrama teórico. En un diagrama así, se añade la sección transversal del eje caulinar que tare la flor, la de la bráctea u hoja tectriz y la de cada profilo, todas ellas debidamente orientada con respecto al plano medio de la bráctea indicada (F. Q.).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.