El diente colocado de tal forma respecto a otro diente, hueso o tejido blando que resulta improbable o imposible su erupción. Se puede describir con más detalle, según su posición, como bucoangular, distoangular o vertical.