Es la dieta la cual restringe el consumo de cloruro sódico y de otros compuestos que contienen sodio, como la masa de pan, la soda, el glutamato monosódico, el citrato sódico, el propionato sódico y el sulfato sódico. Es indicada en la hipertensión, estados edematosos especialmente cuando se asocian con enfermedad cardiovascular, nefropatía o hepatopatía y tratamiento con corticoides: el grado de la restricción de sodio depende de la gravedad del proceso.