Son unos objetos reflectantes cuyas dimensiones son mucho menores que la longitud de onda ultrasónica (John W. S. Rayleigh, físico ingles, 1842-1919). La intensidad de la dispersión procedente de un volumen de dispersores de Rayleigh aumenta con rapidez al aumentar la frecuencia, y es proporcional a la frecuencia elevada a la cuarta potencia.