Med.

Se define como el patrón de equilibrio que puede variar en intensidad entre el volumen de líquido y la composición química de los líquidos corporales en la medida suficiente para satisfacer las necesidades físicas: diagnóstico de enfermería aceptado por la Fifteenth National Conference on the Classification of Nursing Diagnoses.