Flora Iberica: Sufrútices enanos, procumbentes, muy ramosos. Hojas perennes, simples, pecioladas, ± coriáceas, de envés peloso; estípulas ± soldadas al pecíolo, con la parte libre linear-lanceolada. Flores unisexuales o hermafroditas, solitarias –en la especie ibérica–, terminales, pedunculadas –pedúnculo grácil y erecto, acrescente–. Receptáculo acopado, convexo en la zona axial, seco. Sépalos 7-10; sin calículo. Pétalos (7)8(-16), de longitud mucho mayor que la del cáliz. Estambres numerosos, c. 20, insertos en un disco nectarífero. Carpelos numerosos, libres entre sí, pelosos, cortamente estipitados e implantados en la zona axial del receptáculo; rudimento seminal 1 por carpelo; estilos terminales o subterminales, muy acrescentes, persistentes en el fruto, no articulados. Fruto en poliaquenio; aquenios pelosos, con una larga arista plumosa, blanquecina, agrupados en glomérulo congesto sobre la zona axial del receptáculo, de la que se desprende cada uno por separado.

 

Aprende otras palabras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.