Flora Iberica: Plantas herbáceas, perennes. Tallos hipogeos muy cortos; estolones epigeos enraizantes; tallos fértiles escapiformes, erectos, caducos, que nacen en las axilas de las hojas de los estolones. Hojas ± agrupadas en falsas rosetas, caducas, pecioladas, trisectas, con los segmentos ± obovados o rómbicos, dentados casi desde la base; pecíolos largos; estípulas ± soldadas al pecíolo. Flores hermafroditas, solitarias. Receptáculo pateniforme, con la zona axial subglobosa o cónica, glabra, acrescente, carnosa o esponjosa y coloreada en la fructificación. Sépalos 5; calículo con 5 piezas, que alternan con los sépalos, con 3-5 dientes o lóbulos en el ápice. Pétalos 5, amarillos. Estambres 10-30, insertos en un disco nectarífero. Carpelos numerosos, libres entre sí, implantados en la zona axial del receptáculo; estilos laterales o subterminales, filiformes, en general caducos. Frutos en poliaquenio; aquenios ± ovoides, dispuestos en la zona axial del receptáculo, acrescente, carnosa y coloreada (eterio).

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.