Del gr. εκβλάστησις, f. Bot.

En botánica, estado prolífero del eje de la flor, en virtud del cual se produce la ramificación del mismo a partir de yemas anormales formadas en la axila de cualquier pieza floral. Lo mismo que la diáfisis, en está tenemos la frondípara, la florípara y la racemípara, según que del desarrollo de dichas yemas resulten un vástago, una flor o una inflorescencia. Es término debido a Engelmann.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.