Del lat. elevatĭo, -ōnis, f. Fís. Geog. Filos. y Psicol. Biomecán. Med.

Acción y efecto de elevar o elevarse. En física, el aumento de la cantidad, de la intensidad o del valor de una cosa; por ejemplo, una elevación de la temperatura. En geografía, el lugar o la porción de terreno que está más alto. En filosofía y psicología, la característica de una persona que muestra gran cualidad moral o cualidad espiritual; el encumbramiento en lo material o moral: la elevación de su pensamiento. En biomecánica, el movimiento de una porción del cuerpo hacia arriba, es decir, en dirección superior, como cuando nos encogemos de hombros; por ejemplo, el movimiento de la cintura escapular. Compara con depresión. En medicina, el proceso consistente en elevar una extremidad después de haber sufrido una lesión aguda: el daño sufrido por la extremidad suele reducir la movilidad y provoca hinchazón. La sangre no retorna al corazón por la acción del músculo (vasoconstricción por el efecto de bombeo del músculo), lo cual provoca colección de sangre en la extremidad. La elevación permite a la fuerza de la gravedad ayudar al retorno venoso al corazón. Siempre que sea posible, la extremidad lesionada se elevará por encima de la altura del corazón (tratamiento DHCE).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.