El embrión de un mamífero placentario en cualquier fase previa a la del desarrollo de las vellosidades coriónicas, las cuales, en el ser humano, se comienzan a formar entre el primer y segundo mes después de la fecundación del óvulo.