Se aplica al embrión en cualquier fase del desarrollo entre la formación de los primeros y últimos pares de somitas; en los seres humanos tiene lugar en las semanas tercera y cuarta después de la fecundación del óvulo.