La forma infantil de leucodistrofia que se caracteriza por la presencia de agregados de material eosinofílico en la superficie del cerebro y alrededor de los vasos sanguíneos cerebrales, lo que se traduce en un aumento del tamaño del cerebro (W. Stewart Alexander, anatomopatólogo inglés, siglo XX).