Flora Iberica: Árboles o arbustos, inermes. Ramillas ± tomentosas. Hojas simples, perennes, dentadas o enteras, de pecíolo muy corto, con estípulas. Inflorescencias en cima paniculiforme, piramidal, terminal; pedúnculos ± tomentosos. Flores pequeñas, aromáticas. Receptáculo campanulado (hipanto), tomentoso, acrescente. Sépalos 5, tomentosos, persistentes. Pétalos 5, unguiculados, mayores que los sépalos, blanquecinos. Estambres 15-25, de anteras amarillentas. Carpelos 2-5, completamente soldados entre sí y soldados al receptáculo excepto en el ápice; rudimentos seminales 2 por carpelo, colaterales; estilos 2-5, libres o soldados solo en la base. Pomo turbinado o ± elipsoidal, no umbilicado en la base y coronado en el ápice por los restos del cáliz, amarillento, anaranjado, rojizo o negruzco; epidermis unistrata; carne suculenta, homogénea, sin células taníferas, con esclereidas aisladas y dispuestas por toda la carne –a veces faltan–; corazón sin pirenos, membranáceo. Semillas 1-3, grandes, angulosas, de sección transversal anchamente elíptica, de testa lisa, de un pardo ± obscuro.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.