Se aplica a cualquier erupción cutánea rojiza o sonrosada que acompañe a una infección, como la escarlatina o rubéola.