El proceso por el cual un paciente abandona viejos modelos de conducta y aprende o reaprende nuevos patrones mediante la reexperimentación de sentimientos y necesidades no resueltos.