Se define en cardiología como la fase de repolarización rápida terminal del potencial de acción.