Se define en cardiología como el período de la diástole eléctrica y la última de las cinco fases del potencial de acción cardíaco. En la célula miocárdica marcapaso se muestra la fase 4 en un gráfico como un pendiente ascendente, mientras que en una célula miocárdica ordinaria el gráfico es plano.