Med.

La elevación deliberada de la temperatura corporal mediante la aplicación de calor o la inoculación de organismos productores de fiebre, con el fin de destruir los gérmenes patógenos sensibles al calor.