Med.

Se aplica a la fiebre que persiste durante un período de tiempo prolongado.