Se aplica a la fiebre que se suele producir en el neonato, probablemente, a causa de deshidratación.