Med.

La detención del desarrollo psicosexual caracterizada por un vínculo emocional persistente, continuo, y a menudo paralizante, con respecto a la madre.