Med.

La estabilización de las fracturas de la cara o de la mandíbula conectando de forma provisional los maxilares superior e inferior por medio de alambres, bandas elásticas o férulas metálicas.