La detención del desarrollo psicosexual, caracterizada por una fijación emocional al padre anormalmente persistente, fija y, a menudo, paralizante.