Med.

El proceso por el que una muestra tisular se coloca en un líquido que conserva las células lo más parecidas posible a su estado natural.