Psicol. Dep.

La represión de un sentimiento o estado inaceptable que se convierte en una emoción o situación diametralmente opuesta; por ejemplo, un deportista puede negar su sentimiento verdadero hacia el entrenador y convertir la personalidad que más le desagrada u odia en otra amada o respetada. Hay quien considera la formación reactiva un mecanismo de defensa del ego donde el impulso del yo se reconduce en dirección contraria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.