Fractura del maxilar como resultado de un desplazamiento hacia atrás de las porciones que contienen dientes, de modo que los dientes superiores se sitúan detrás de los incisivos inferiores.