La fuerza que legalmente se concede al dinero de curso legal para extinguir la obligación.