Del lat. funicŭlus. m. Anat. Bot. Arq.

Literalmente, cuerda. En anatomía, la estructura de unión en forma de cordón, como los cordones nerviosos de la médula espinal. En medicina, el cordón umbilical. En botánica, cuando los rudimentos seminales, y luego las semillas, no son sésiles, se unen a la placenta mediante un cordoncito o filamento llamado funículo. Por lo común, dentro de mismo se halla un hacecillo conductor que termina en la base de la nucela, en el punto llamado cálaza. A veces, muy corto y casi imperceptible; en otros casos, muy desarrollado, como en las magnolias (F. Q.). Dícese del pedículo que une los peridíolos al peridio interno del receptáculo, en los hongos basidiomicetes nidulariáceos (E. G.). Propio de la arquitectura románica, adorno consistente en un toro o baquetón retorcido a manera de cable o maroma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.