La muerte y putrefacción de los ejidos corporales originada por el bloqueo del aporte sanguíneo a dicha parte ejercido por un émbolo.