La necrosis que se acompaña de la presencia de burbujas de gas en los tejidos blandos tras cirugía o traumatismo. Está producida por organismos anaerobios, como algunas especies de Clostridium especialmente el C. perfringens. Los síntomas son dolor, tumefacción y molestias a la palpación de la zona lesionada, fiebre moderada, taquicardia e hipotensión: un hallazgo típico es el delirio tóxico.