Flora Iberica: Hierbas perennes, en ocasiones –en especies extraibéricas– arbustos o lianas. Hojas no divididas, en rosetas basales, de margen entero, serrado o dentado, sin estípulas. Inflorescencias terminales o axilares, en ocasiones –en especies extraibéricas– epifilas. Flores hermafroditas, solitarias, de zigomorfas a casi actinomorfas, con 4-5 piezas por verticilo. Cáliz de lóbulos subiguales. Corola con los pétalos soldados, a veces ± bilabiada, de tubular a rotácea, con el tubo desde corto hasta tan largo como los lóbulos de la corola, estos subiguales. Estambres 5, todos fértiles, o bien solo fértiles 4 ó 2, alternipétalos, insertos sobre el tubo de la corola, inclusos o exertos; filamentos libres; anteras con tecas biloculares. Disco nectarífero ± desarrollado. Ovario súpero o ínfero –en especies extraibéricas–, unilocular, de placentación parietal, o bien –en especies extraibéricas– bilocular, de placentación axilar, con numerosos rudimentos seminales. Fruto generalmente en cápsula dehiscente, a veces en baya. Semillas muy pequeñas, numerosas, en la mayor parte de los casos con endosperma. Aproximadamente integrada por 120-135 géneros y unas 2500-3500 especies, distribuidas principalmente por las zonas tropicales.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.