Flora Iberica: Plantas perennes, herbáceas, autótrofas. Rizoma largo, estolonífero, ± horizontal, con raíces gruesas, ± carnosas. Tallos erectos, simples, cilíndricos, lisos, verdes, pelosos. Hojas numerosas, caulinares y basales, ovadas –las caulinares superiores ± reducidas a escamas–, dispuestas helicoidalmente, atenuadas, enteras, con los nervios principales unidos por numerosas venas transversales, verdes, sin manchas. Inflorescencia en racimo terminal, multifloro, ± denso, con el eje retorcido –flores en disposición helicoidal–, a veces unilateral, erecto, con brácteas no envainadoras, foliáceas. Flores resupinadas, patentes, pedunculadas. Sépalos ± erectos, el central y los pétalos laterales conniventes en una gálea, subiguales, libres. Pétalos laterales semejantes a los sépalos; labelo con un hipoquilo cóncavo, con una zona nectarífera, y un epiquilo fijo, lanceolado, sin callosidades laterales ni crestas longitudinales; sin espolón. Ginostemo corto; estigmas subrredondeados, rostelo ancho, plano. Antera dorsal, libre, oculta por el rostelo; polinios 2, sésiles, retináculo 1, sin bursículas; polen en tétradas. Fruto en cápsula erecta, oblonga. Semillas ± planas, reticuladas, con las mallas cortas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.