Flora Iberica: Arbustillos o sufrútices. Tallos articulados. Ramillas de hasta 1,5 mm de grosor, de postradas a ascendentes, de color verde oscuro; las floríferas nacen de los renuevos verdes del año o de los entrenudos superiores de los tallos. Hojas opuestas, soldadas entre sí y con el tallo para formar un artejo. Inflorescencia paniculada. Brácteas foliosas, escuamiformes. Flores pentámeras, hermafroditas, bracteoladas, solitarias, en la axila de una bráctea. Perianto de 5 piezas, aladas en la madurez. Estambres 5, insertos sobre el disco hipógino o “disco estaminal”, sin apéndices o cortamente apendiculados; sin estaminodios. Ovario súpero; estigmas 4. Fruto bacciforme, subcarnoso. Semillas horizontales; perisperma nulo; embrión espiral.

 


Voz indígena del Sáhara, en geobotánica, nombre dado en el desierto del Sáhara a las mesetas, o extensiones amesetadas, rocosas, de superficie llana u ondulada, producto de la erosión eólica. Muestran de ordinario la pátina negruzca o rojiza de exudación litoquímica, propia de los desiertos. Y ofrecen en su modelado resquebrajaduras, barrancos o simples depresiones, en que se reconcentra la vegetación cuando la hay. A veces, la depresión es un accidente de microrrelieve, imperceptible a la vista como topografía pero acusada por una mancha de vegetación, lo que indica su relación con actividades hidrohipogénicas. Ejemplo, la estepa arbolada de Panicum tugidum y Acacia Raddiana en la hammada de Tindouf (Sáhara occidental) (HV.).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.