Del gr. ἕλος, y stadion, m. Bot.

Expresión grecolatina neutra, en castellano masculino, aplicada a la vegetación y especies que la componen en que la parte inferior arraiga en un fondo sumergido, mientras que la superior emerge y se eleva en el aire como cualquier elemento de la vegetación pezofítica. Su flore es muy variada: equisetáceas, gramíneas (Phragmites communis, Phalaris arundinaceas, Arundo donax, Erianthus Ravennae, bambúes….), ciperáceas, tifáceas, esparganiáceas, juncáceas, alismatáceas, aráceas y monocotiledóneas de otras familias, como la palmáceas Phoenix paludosa, de los países cálidos, así como dicotiledóneas, incluso arbóreas, ver Alnus y Salix. En el SE de los Estados Unidos hay formaciones arbóreas de gimnospermas (ver Taxodium distichum y Chamaecyparis thyoides) que veven en suelos anegados y pueden incluirse por este concepto en el helostadion, aunque en la clasificación ecológica de H. del Villar corresponden más bien a la oxhydrophytia que a la limnophytia (HV.).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.