La técnica citogenética en la que el ADN de referencia y el ADN de estudio, por ejemplo, de un tumor o un embrión, son marcados con fluorocromos fluorescentes verde y rojo, respectivamente; las anomalías genéticas se detectan a partir de los cambios en la relación de verde a rojo.